miércoles, 5 de enero de 2011

Perdidos océanos quietos, callados


Sus ojos yacían perdidos, lejanos
Ajenos al tiempo presente, pasado
Tal vez en futuros agrestes, creados

Perdidos océanos quietos, callados
Espejos gigantes del Este, lozanos
Naufrago y me pierdo en su fondo olvidado

Vestida de azul en las aguas naufrago
Buscando la historia que al niño ha forjado
Corales y estrellas su alma ha mostrado

La memoria es roca que el niño ha cargado
La violencia el lecho, su miedo, un abrazo
Soledad y drogas: proyecto obsequiado

Sus ojos yacían en los míos posados
Su boca le hablaba a mi oído, despacio
Decían más las aguas que el verso cantado

Perdidos océanos quietos, callados
Espejos gigantes de un mundo cercano
Naufrago y me pierdo en su fondo ignorado

Vestida de verde esmeralda naufrago
Buscando detalles que al niño importaron
Peces y medusas su alma ha ocultado.

2 comentarios:

  1. Bellísimo poema solidario con los más desfavorecidos, con los desheredados, con los niños pobres cuya única propiedad es un hatillo lleno de sueños, querida Gimena. Me ha gustado mucho, tanto por su forma, con un ritmo cadencioso y musical, como por su contenido, profundo y reflexivo.

    Un gran beso y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Dalia bella.
    L@s niñ@s son la esencia virtuosa que aloja cada hogar, sin distinción alguna. Son, así mismo, la principal fuente de inspiración para quienes dan la espalda al abismo, en busca del bien común, pues arden ést@s de inocencia y el amor verdadero que la honestidad proclama. Ojalá tod@s alojásemos un(a) infante en nuestros corazones...

    Un beso en la frente y felices días, mi niña.

    ResponderEliminar