sábado, 12 de marzo de 2011

Soledad en el puerto



Transcurre el otoño por los parques
Que de hojas visten su nostalgia
Para huir con el mar y su bravura
Con aquel que al cielo tizna de tristeza
Y al sensible transeúnte de infinito
Vocabulario tan efebo como inerte.

¡Cuánta soledad destila el puerto
Entre la dulce lencería roja
Que al viento sacuden las ventanas
Cuan aladas amapolas lustrosas!

El mar mece las luces de los barcos
Al son de un piano sordo e inaudito
Y los cantos del silencio vierten soles
Y la soledad sublime los devora
Pues otoño yace amante del sigilo
Como el mar tierno perfume de las lonjas.

¡Cuánta soledad el cielo expande
Sobre las frías aceras de cemento
Bajo faldas eternas ocres y azules
Entre hipócritas señores ya longevos!

Vierte soledad el puerto insigne
Que al artista extirpa fulgor de savia
Mientras otoño se baña en sus rincones
Al son de un organillo por la alborada
Y el extraño transeúnte de sus calles
Vierte mares de emociones infundadas.

6 comentarios:

  1. En los puertos la soledad es algo habitual, soledad de los que se marchan a un mundo tal vez desconocido y soledad de los que se quedan despidiendo a los seres queridos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Lindo domingo...

    Sobre está cima solitaria os miro
    campos que nunca volveréis por mis ojos
    Piedra de sol inmensa, eterno mundo
    y el ruiseñor tan débil que en su borde lo hechiza.

    Un abrazo de buena semana

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué delicioso clasicismo, Gimena! Me ha encantado tu poema. Me ha encantado ese intimismo en la reflexión y ese deambular lentamente por los rincones del sentimiento.

    La vida es un mar de sensaciones, y tu has recogido un buen puñado de ellas para hacer un hermoso retrato de la vida. Enhorabuena.

    Gracias y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si visitas el blog de Gimena,
    que rebosa de un mágico destello,
    la lectura se hará muy amena,
    pues este poema, como todos, es bello.

    (Jajajaja. ¡Qué mal se me da la poesía! xD

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A tod@s:

    Gracias por tan bellas palabras... :)
    Un beso y un abrazo para c/u de uds.

    PD: No olviden seguir deleitándome con sus publicaciones ;)

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo tu poema, Gimena, toda una sinfonía de tonos otoñales vestidos de tristeza, ungidos de la armonía que le proporciona ese piano sordo, como sordos se hallan los oídos de esa soledad que todo lo habita, incluso los puertos...

    Te reconozco como una poeta diferente, de una sensibilidad extraordinaria y con una forma muy peculiar de plasmar el arte de la poesía, que me recuerda a los grandes poetas que ha parido tu Chile.

    Me alegra mucho que nos hayamos encontrado, amiga mía. Estos días voy un poco escasa de tiempo, porque en breve estaré de mudanza de casa y ya estoy con los preparativos, pero siempre que pueda me acercaré a leerte a ti y a los amigos con cuya poesía disfruto y aprendo.

    Mil gracias también por tus lecturas y por tus hermosos y alentadores comentarios. El blog que me lees, "Música y Poemas", es un blog "satélite" de mi blog principal, donde publico mis poemas y tengo más seguidores y lecturas. Tras unos días de publicarlos en éste, los reedito en "Música y Poemas" y allí comparten espacio con la poesía de poetas consagrados y la música que me gusta y aunque en ese blog me lee poca gente, me deleito con la obra de los grandes poetas, de quienes, día a día, aprendo, porque en esto de la poesía soy bastante novel, lo mío eran los relatos, pero ahora la Gaya Ciencia me ha cautivado por completo.

    Recibe un gran beso, Gimena, y disfruta de una estupenda semana.

    ResponderEliminar