sábado, 21 de septiembre de 2013

Suenan los relojes


Suenan los relojes
Del tranvía.
Veloces fuegos como la lluvia
Caen sobre las sienes húmedas
Tiznadas con cenizas.

Insomnio; la ciudad ha muerto…
Deambulan los cadáveres.
Desaparezco
Entre las fosas comunes.

Un albatros juega a lo lejos
A trazar rumbos en su viaje.

Ir al más allá…
Venir clandestinamente al precipicio
De lxs mortales;
Caer en el vacío sin tocar fondo.
Volar entre los nubarrones de la mente;
Caer rendida a los pies de la noche
Y el silencio eterno.

Rugen los feroces contornos
De las formas
Y el cielo atraviesa un centenar de ecos
Lúgubres como la risa
Del tiempo sin rostro.

Regreso al mar de tus entrañas, 
Vida,
Me torno insolente 
Ante los nuevos asteroides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario