miércoles, 11 de junio de 2014

El tiempo y la noche


Pasa el tiempo
como un suspiro,
como ráfaga de viento
magallánico…
Y tú entre las madréporas
cortando los astros
en esta inmensidad
que es la noche.

El manto nocturno
te cubre el rostro,
los cabellos negros;
te baña la lluvia.
La espesura de la noche
besa los cristales
de tu alma de fuego
dolorido.

Más allá, en los montes
del tiempo,
la llovizna cruza
los paraguas difusos.
La luna de plata
se pierde en el río
se pierde en los ojos
amplios de la noche.

2 comentarios:

  1. Cuando alguien que escribe, pinta, canta, baila, actúa o toca música; no hace sentir nada, es porque ha equivocado su profesión. Tu eres la poeta de los ensueños y los suspiros.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Graciela :) Tú también tienes aquel talento que deleita a los sentidos y el alma.

    ResponderEliminar